25 sept. 2015

"Toma" una década

Foto vía columbiadeportiva.com
Diez años, parece mentira. Diez años desde que Fernando Alonso se limpiara la cara de incredulidad, y subido en el morro de su R25 gritara al mundo aquel: "¡Sí!, ¡Toma!, ¡Toma!, ¡Toma!".

Podéis hacer memoria de todo lo que habéis vivido durante estos diez años, seguramente os vengan tantas cosas buenas, malas y regulares a la cabeza, que no seréis capaces de acordaros de todo.

Yo recuerdo como los segundos se convirtieron en minutos, desde que Raikkonen cruzara la meta segundo, hasta que Alonso llegó en tercer lugar para ser campeón del mundo. En Brasil, en Interlagos.



Por coincidencia o no, Renault lo envolvió en los colores de su Asturias natal. El azul y amarillo pintó aquel reparto de pesos perfecto que rompió con la hegemonía del "Kaiser" y Maranello. Michael Schumacher desafiado por un ovetense que apenas unas temporadas antes se había quitado el cartel de 'rookie'.

Fue un antes y un después de la Fórmula 1 en España. Antonio Lobato, Gonzalo Serrano o Víctor Seara, entre otros, al frente del equipo de narración. Ese "si parpadean se lo van a perder, porque esto es la Fórmula 1 en estado puro", justo antes de comenzar la carrera.

Eran tiempos en los que Fernando todavía contaba sus victorias con los dedos de las manos, hasta que los dedos ya no dieron más de sí. Las conversaciones de Flavio Briatore en italiano e ingles por la radio del coche.

Clasificaciones sin Q1, Q2 o Q3, a una sola vuelta. Un fallo te dejaba fuera de la primera fila, y la lluvia podía poner al último coche de la parrilla en la pole, rara vez, pero era posible. El duelo Michelin contra los Bridgestone, a ver cuáles iban mejor, los que se desgastaban menos, los que sufrían más con el calor o el frío.

Recuerdo como aquella temporada poco a poco todos nos fuimos subiendo a la nube de un sueño que pilotaba Fernando Alonso. Carrera a carrera, punto a punto, podio a podio, se fue forjando la oportunidad de ganar un campeonato del mundo nunca antes visto.

Puede que Fernando no vuelva a ganar un título, viendo la hegemonía de Mercedes y la evidente incompetencia de Mclaren Honda, raro sería que Alonso vuelva a tener la oportunidad de estar en lo más alto de la clasificación de pilotos al final de temporada. Y aunque suene a tópico conformista, hay algo que ya nadie nos podrá quitar, dos maravillosos campeonatos del mundo en los que disfrutamos como niños, algunos aún éramos niños entonces. 

Fernando Alonso casi lo volvió a conseguir en McLaren y en Ferrari, pero ya saben que sin lo amargo, lo dulce no es tan dulce. Tenemos un bicampeón del mundo aún sobre la pista, hoy ya ha corrido en Japón, disfrutemos de él.

No hay comentarios :