20 mar. 2016

De abierto a Movistar F1

Grandes o pequeños, después de trece temporadas guiados por una única voz a través de los circuitos de todo el mundo, un cambio se nota.

El relevo llegó a retrasarse un año cuando Antonio Lobato terminó haciéndose cargo desde Madrid de la última temporada de la Formula 1 en Antena 3.


Desde 2003, trece temporadas en abierto en tres canales diferentes, Telecinco, La Sexta y Antena 3, con los libres bailando entre los filiales de éste último, Nitro y Mega.


En las dos últimas temporadas Atresmedia y Movistar Plus han trabajado en paralelo hasta la extinción de los derechos en favor de la plataforma de pago.

Ver a Lobato twittear sobre su ausencia del gran circo le aportaba una dosis extra de melancolía al relevo.
Este año sí o sí, no quedaba más opción que rendirse al pago y cambiar de sintonía.

Josep Lluís Merlos es la nueva voz para todos los recién mudados, junto a él, Joan Villadelprat y Pedro De la Rosa completan el equipo de comentaristas.


El estilo es por supuesto no es igual. Lobato volcaba mucho más sus emociones en la retransmisión y aportaba una sensación extra de pasión que en muchos momentos de carrera, hora y media larga, era vital para no dormirse.


Josep Lluís tiene escuela y mucha experiencia. No le escucharemos casi ninguna expresión coloquial. Se muestra técnico y atento al dato, a veces incluso demasiado.


Una de las características de Lobato era la atención a la imagen, un trompo que tan solo se veía en la esquina izquierda del plano, una nube de humo que hacía pensar que alguien se había pasado de frenada, o simplemente un adelantamiento. Josep Lluís en cambio no crea la misma expectación en ciertos detalles que ya ve el espectador y aporta tiempos, parciales y lanza preguntas técnicas a sus contertulios para que completen el discurso.


¿Mejor o peor?, diferente. A priori hace pensar que perdemos en emoción, reflexionando un poco puede que sea una forma de dar importancia al espectador. A lo mejor no es necesario destacarlo todo. No me decido.


Pedro, una voz familiar

La mudanza de casa se hace más amena si ya conocemos algo en el nuevo destino. En este papel entra Pedro Martínez De la Rosa. La "transición dulce" personificada en su persona. Se agradece una voz familiar que hace que todo no sea nuevo. Didáctico, agradable y sencillo. Sus aportaciones, como siempre, insuperables.

La ventanita

Si había algo importante que todo buen aficionado sabía, en la etapa de F1 en abierto, era no perder de vista la carrera cuando ésta estaba en ventana de publicidad. Probablemente gran parte de los mejores adelantamientos, lances y momentos más importantes del Gran Premio siempre han coincidido con la carrera minimizada. No hay publi, solo contados spots previos a alguna de las sesiones. Pagamos por verlo, pero la paz y tranquilidad de no tener el estrés publicitario no tiene precio.

Canutazos a medias

Lamentablemente el abandono de Alonso, rememorando la temporada pasada, nos permitió ver la cobertura en un final de carrera anticipado de uno de los nuestros. Sin embargo, el canutazo desde "el corralito" se quedó en tan solo una primera reacción, la primera pregunta, y vuelta a la carrera. Quizás no sea adecuado "mutear" la carrera durante cinco minutos de reacciones de un solo piloto, pero al menos siendo "de casa" y después de un accidente como el de hoy, el cuerpo pedía toda la entrevista como se hacía en Antena 3.

Ecos. Escucho voces, y no las escucho
Las retransmisiones se llevan a cabo de cara a la cámara con tres enviados especiales, Noemí de Miguel, Albert Fábrega y Silvia Moreno, y el equipo de narración junto a Iñaki Cano desde plató en Madrid.

El plató pide a gritos unas cortinas o cualquier otro elemento que tape el eco. Un plató decente y bien acabado da la sensación de cuarto de estar  tan solo forrado de bonito. Las voces de los contertulios retumban cutremente y parece que están allí abandonados.
Hay una mesa de mezclas en mal estado, o líneas cruzadas o algo mal. Voces que se dejan de escuchar como en la presentación de la carrera, que comenzó con un Josep Lluís que parecía realmente que estaba en Australia de lo poco que se le escuchaba hasta que la regleta subió.

Se cuelan técnicos hablando con los contertulios. En la jornada del sábado escuchábamos un "Pedro enciéndete el micro, enciéndete el micro" mientras nuevamente no oíamos a De la Rosa. Problemas normales de inicio de temporada pero que sorprenden después de dos años de retransmisiones.

Decir que el plató se llegaba a entender en el caso de Lobato, fue la condición de la prorroga después de doce años de servicio. En este caso no parece acertado. Es seguro que facilitará el trabajo, pero de cara al espectador, tener al mensajero en el lugar dónde ocurre el mensaje a mí entender es lo más acertado. Económicamente no, obviamente. 

Un envoltorio bien cuidado para ofrecer en condiciones el caramelo
El trato que permite dar al abonado, en lugar de al espectador de televisión en abierto, es infinitamente mejor. Sin prisas, sin perdernos nada, y con calidad.

Tener la oportunidad de ver la celebración de Rosberg asomándose a la pista desde una cámara personalizada en el circuito es solo un detalle que ya aporta algo diferente a lo que se tenía. Bandera, podio y "¡Adiós, adiós!", era la rutina.

El post de "El club de la Formula 1" es el complemento perfecto al previo y a las sesiones. No solo como tertulia, sino aportando contenidos interesantes y reacciones desde el circuito. Los resúmenes de la carrera en narraciones y mensajes de radio son una maravilla, al igual que colas, como la del accidente de Brundle en Melbourne similar al de Fernando Alonso.

Aunque las cosas del directo, valga el tópico, a veces juegan malas pasadas. En esta ocasión a Pedro y sus "trazas". El análisis gráfico de la trayectoria por posiciones de Rosberg y Hamilton durante la carrera se convirtió en un par de líneas con la silueta de algún tipo de montaña transalpina que obligó al ex piloto a abandonar el intento por el fallo en el grafismo. "El profesor chiflado", como parecen haberle apodado sus compañeros de mesa, se acordó de "sus aprendices" en la redacción.

Ante todo naturalidad y buen humor, un ambiente agradable que con unas pinceladas y pequeños retoques pueden convertirse en una respetable y prometedora nueva era de la F1 en televisión en España. Ahora solo toca abonarse y que duré mucho tiempo.



*A la espera de la cobertura de Teledeporte.

17 oct. 2015

Ídolos pequeños

Hoy en la marabunta de Twitter he dado a parar con la cuenta del Liverpool. Esta mediodía se enfrentan al Tottenham en Premier League y con el estreno de su nuevo técnico Jurgen Kloop quería ver si habían colgado ya alguna foto o vídeo de este tipo tan pintoresco.

El caso es que me he topado con una entrevista a Alberto Moreno, ex del Sevilla, en la que hablaba emocionado de lo que sintió al marcar su primer gol con 'los reds", precisamente al Tottenham, obviamente.

Me ha dado por ir a revisar su edad, 23 años. Uno menos que al que leen.

Es un momento de la vida en la que los deportistas o hacen las cosas desde más jóvenes o yo me he hecho ya lo suficientemente "viejo" como para ser mayor que mis ídolos. No duden, es la segunda y algo de la primera opción.

Fernando Alonso seguirá manteniéndome una década de distancia si el universo no hace nada raro plegándose espacio temporalmente o algo por el estilo. Pero si es verdad que puede que mi generación, esos grandes muchachos y muchachas del 91, estamos superando la frontera de los ídolos.

Quizás solo sea un aire "viejuno" el que me ha dado esta mañana, pero me empiezo a percatar que muchos de los nuevo ídolos, o ya no ídolos, pero si figuras a las que seguimos y disfrutamos de sus logros, son más pequeños que nosotros.

Es ley de vida, puedo ponerme en el lugar de los aficionados que peinan canas disfrutando de la panda de chavales que visten sus colores, pero para el que empieza a pasar esta frontera es un sentimiento nuevo y he de decir que a veces un poco desconcertante. Eso de decir: "pues tiene mi edad", se convierte en: "pues es un año más pequeño que yo".

Como todos, supongo, yo también tuve mi momento en el deporte, aunque la universidad se lo zampara entre apuntes y reuniones lúdico nocturnas. Será que simplemente uno crece y los que vienen por detrás no pierden cancha.

Pero por el momento, aún queda tiempo para que deje de llamarme la atención. Y aún queda tiempo para que deje de mirar hacia abajo, antes de mirar hacia arriba a mis nuevos ídolos, ídolos pequeños.

pd: Os dejo la entrevista de Alberto.

8 oct. 2015

Los pitos del hambre

Foto vía elprogreso.galiciae.com
"¿Pitará usted a Piqué?", "¿Aplaudirá usted a Piqué?", son cuestiones que esconden en su sencillez y, esperemos, en su inocencia, una mecha difícil de apagar.

Vuelven los partidos de La Roja y lo primero que muchos medios hacen antes de preocuparse por si la Selección Española se clasificará para la Euro 2016, es si los aficionados van a pitar o no a Piqué.

El hecho en sí es algo que comienza a extenderse al territorio Liga, ya lo vimos el pasado fin de semana cuando Piqué visitaba el Pizjuán en calidad de blaugrana.

Sin embargo, no deja de llamarme la atención que este hecho nacido de la simple expresión de libertad del pueblo no se deja que se reproduzca a su libre albedrío, si no que se contamina.

Se vicia, se enturbia la opinión del pueblo. Porque los medios tienen la gran responsabilidad de informar, formar y entretener, pero en su función generan opinión, y no solo la crean, si no que la impregnan en cada teleespectador, oyente o lector.

Cuando preguntas a una persona si tiene hambre, no solo le estás preguntando por el hambre, sino que también le estas llevando a su mente el hambre. Algo que parece una perogrullada, en el fondo es una peligrosa arma, en este caso de pitos.

"¿Pitarán a Piqué?", y me imagino a la cuadrilla de turno que ni se acordaba de los pitos de León a una semana de ver a la Selección en Oviedo. Pues habrá que pitar.

Esta es mi sensación, y el ejemplo lo tenemos ayer en el entrenamiento. Vuelta a los pitos.

Según mi teoría este mismo post sería contraproducente al volver hablar de los pitos, pero espero que el argumento remueva a quién lo lea.

En vez de hacer la ola, si Piqué está sobre el campo, se le pita. Llega a parecer un entretenimiento. No lo entiendo, los pitos. Quiero entender la razón.

Ganaremos a Luxemburgo y en Ucrania no habrá este problema, aunque se escuchará con atención el entrenamiento de Piqué por si algún ucranio hace la gracia. Y se dará como noticia que no hubo pitos a Piqué. Creo que no debe ser así.

No quiero criticar la búsqueda de la noticia en los pitos a Piqué, que ya es noticiable que se pite a un jugador de nuestra propia selección. Quiero criticar la forma en la que preguntando, recordando y volviendo a sacar el hambre a la palestra, a la gente se le abra el estomago y le entren ganas de comer.


Son pitos retroalimentados. No los generemos, dejémoslos que surjan si tienen que surgir. 

6 oct. 2015

Al ritmo de Beñat

En todo equipo de fútbol profesional hay varias piezas clave que destacan por encima del resto. Suele ser determinante un hombre por cada línea del campo, desde el portero, hasta el delantero. Y justo en el epicentro del Athletic, se encuentra Beñat.

Leer artículo completo en losotros18.com

28 sept. 2015

Mensajes en japonés

Foto vía f1fan.gr
Fernando Alonso tiene muchas habilidades, ayer domingo añadió una más a su currículum: Hablar en japonés sin saber japonés.

No fue el peor resultado en lo que va de año. Quizás uno de los mejores  en conjunto del equipo.

Como el propio Alonso ha dicho en su Twitter, la realización no muestra todas las conversaciones de radio, es cierto, escuchamos extractos sueltos. Pero también es cierto que en las catorce carreras que llevamos no habíamos escuchado nunca esto.



Si Alonso ha demostrado algo, es que es un gran piloto y aún más inteligente. Estamos habituados a que lluevan parabienes de rivales y amigos que destacan su fuerza psicológica. Y si hay alguien que sabe marcar el acento al contrario, es el asturiano. No es descabellado pensar que Fernando sabía que si decía lo que dijo por radio, la realización no sería manca de enseñárselo al mundo. A cada gran premio queda más a las claras que lucha contra diecinueve pilotos y veinte monoplazas, incluido el suyo propio. Y dentro de su "bala" gris grafito, en concreto lucha contra Honda.

"Ha sido la mejor vuelta que he dado a Suzuka en mi vida", admitía el sábado después de conseguir el decimocuarto puesto en clasificación. Si pudieron ver la "on board" admitirán que salvo alguna leve corrección, efectivamente el McLaren se muestra bastante más neutro, correcto. Sin ser un especialista ingeniero, solo hay que recordar como Fernando luchaba contra el coche al principio de temporada, y eso ya no ocurre. El problema es la velocidad, la potencia, el motor.

El día en que Pedrosa batió a todo un Valentino Rossi con su moto Honda en Aragón, el McLaren-Honda de Alonso solo era capaz de superar a extraviados y a los Manor.

En la casa de Honda, ante el incondicional público japonés, dejó claro que él tira del motor y no es el motor el que le empuja sobre la pista. En un inglés entrecortado, manchado con el ruido del McLaren, y en plena pelea de carrera, su mensaje se entendió en perfecto japonés.

Conducir el Honda es vergonzoso, de inferior categoría y frustrante.

En el fin de semana que se cumplían diez años de su primer título mundial, nueve del bicampeonato, algo se removería dentro de su cabeza. Recuerdos que siempre están ahí, pero que en tan redonda fecha es difícil que no vuelvan con un extra de emotividad.

En Japón, tierra fértil donde tiempo atrás consiguió dos victorias y otros tantos podios.

Más el conato de salida de Janson Button de la escudería británica. Lo que parece dejar al descubierto la poca confianza en el proyecto del próximo año. Algo pasa ahí dentro, que nadie es capaz de solucionar, y es seguro que Fernando Alonso como Button también lo sabe.

Todo ello sumó un cóctel explosivo que acabó detonándose en medio de la pista nada más comenzar a rodar.

Ha habido carreras peores, pero no lugares mejores. Un grito de rabia entendible en todas las lenguas, que al menos sacara los colores al motorista en su propio feudo.

El año se ha perdido, el ridículo está más que televisado. Pero que será lo que venga para el año que viene, que el "samurái" Fernando Alonso comienza a mandar sus mensajes en perfecto japonés.

25 sept. 2015

"Toma" una década

Foto vía columbiadeportiva.com
Diez años, parece mentira. Diez años desde que Fernando Alonso se limpiara la cara de incredulidad, y subido en el morro de su R25 gritara al mundo aquel: "¡Sí!, ¡Toma!, ¡Toma!, ¡Toma!".

Podéis hacer memoria de todo lo que habéis vivido durante estos diez años, seguramente os vengan tantas cosas buenas, malas y regulares a la cabeza, que no seréis capaces de acordaros de todo.

Yo recuerdo como los segundos se convirtieron en minutos, desde que Raikkonen cruzara la meta segundo, hasta que Alonso llegó en tercer lugar para ser campeón del mundo. En Brasil, en Interlagos.



Por coincidencia o no, Renault lo envolvió en los colores de su Asturias natal. El azul y amarillo pintó aquel reparto de pesos perfecto que rompió con la hegemonía del "Kaiser" y Maranello. Michael Schumacher desafiado por un ovetense que apenas unas temporadas antes se había quitado el cartel de 'rookie'.

Fue un antes y un después de la Fórmula 1 en España. Antonio Lobato, Gonzalo Serrano o Víctor Seara, entre otros, al frente del equipo de narración. Ese "si parpadean se lo van a perder, porque esto es la Fórmula 1 en estado puro", justo antes de comenzar la carrera.

Eran tiempos en los que Fernando todavía contaba sus victorias con los dedos de las manos, hasta que los dedos ya no dieron más de sí. Las conversaciones de Flavio Briatore en italiano e ingles por la radio del coche.

Clasificaciones sin Q1, Q2 o Q3, a una sola vuelta. Un fallo te dejaba fuera de la primera fila, y la lluvia podía poner al último coche de la parrilla en la pole, rara vez, pero era posible. El duelo Michelin contra los Bridgestone, a ver cuáles iban mejor, los que se desgastaban menos, los que sufrían más con el calor o el frío.

Recuerdo como aquella temporada poco a poco todos nos fuimos subiendo a la nube de un sueño que pilotaba Fernando Alonso. Carrera a carrera, punto a punto, podio a podio, se fue forjando la oportunidad de ganar un campeonato del mundo nunca antes visto.

Puede que Fernando no vuelva a ganar un título, viendo la hegemonía de Mercedes y la evidente incompetencia de Mclaren Honda, raro sería que Alonso vuelva a tener la oportunidad de estar en lo más alto de la clasificación de pilotos al final de temporada. Y aunque suene a tópico conformista, hay algo que ya nadie nos podrá quitar, dos maravillosos campeonatos del mundo en los que disfrutamos como niños, algunos aún éramos niños entonces. 

Fernando Alonso casi lo volvió a conseguir en McLaren y en Ferrari, pero ya saben que sin lo amargo, lo dulce no es tan dulce. Tenemos un bicampeón del mundo aún sobre la pista, hoy ya ha corrido en Japón, disfrutemos de él.

24 sept. 2015

ATHLETIC CLUB 1 – 2 REAL MADRID: UN PASO ATRÁS

El cariño que el cachorro Mikel San José ha conseguido generar en la afición rojiblanca es tan inmenso como desgraciadamente grande fue su error en el pase atrás que provocó el 0-1.
Si bien hay que admitir que el error previo...

16 sept. 2015

Pau ve el futuro

¿Se han fijado en que cuando Pau Gasol está debajo del aro, ve el futuro?

Foto vía scoopnest.com
Es una décima de segundo, unas pocas centésimas, pero lo suficiente para esquivar el tapón rival, y anotar. Un espasmo intencionado, puro acto reflejo. Recibe, levanta su mirada, aun más alto de lo que ya está, espera que pase volando el rival, y alza el vuelo.

No es algo que sea demasiado llamativo, incluso puede pasar inadvertido entre triples y asistencias, pero suma, y suma mucho.

Puede que sus veintitrés coma algo puntos de media por partido solo sean una forma de prevenir un posible bajón en el fatídico tercer cuarto. Por si acaso en el último, no se consigue remontar del todo. A veces parece que insuficientes, como sus treinta y cuatro a Italia, en ocasiones abundantes, los treinta a Polonia. Pero tan decisivos, que dos menos de veintisiete en esos dos últimos libres contra Grecia, que hoy podríamos estar ya en casa. Pero seguimos en Lille.

Podemos decir que llegó a ver lo necesario que iba a ser, pues hace hoy exactamente tres meses desde que anunciara que estaba "disponible" para disputar el Eurobasket. Quizás "disponible", era solo una forma de expresarlo.

Hay algo ahí arriba, desde una perspectiva de altura media del resto de gente, que además de estar muy alto, le concede ese sentido extra que el resto no tiene.

A lo mejor es fruto de los chichones que seguro se habrá llevado por estancias menores de su tallaje, a lo mejor es otra cosa.

Sea lo que sea, hay algo. Y ese algo, no hace sino erizarnos el vello cada vez más, cuando en plena catarsis tras la derrota helena, se le ocurre decir eso de: "Ahora a prepararnos para Francia, a ganarles aquí, en su casa".

Faltan horas para el partido de semifinales, y no sabemos si se ganará o no a Francia, pero Pau, ve el futuro, juzguen ustedes.

18 ene. 2015

ENTREVISTA A PEDRO LEÓN


Entrevista a Pedro León justo antes de enfrentarse al Real Madrid. Después de volver a sentirse futbolista tras la sanción de la LFP y el cambio de técnico, Pedro León y el Getafe vuelven a la carga.

NEGREDO SALE AL RESCATE Y DA LOS TRES PUNTOS A LOS DE NUNO

Álvaro Negredo salió al rescate del Valencia cuando más lo necesitaba su equipo. Los de Nuno no encontraban la manera de deshacer el empate ante el Almería y tuvo que ser el delantero ché quien diera la victoria de cabeza.